viernes, 30 de junio de 2017

María también es Madre de los pecadores arrepentidos – Por San Alfonso María de Ligorio.




   NOTA: No exagero amiga, amigo, que esta sencilla lectura puede ser el comienzo de una verdadera conversión, de una verdadera devoción a María. Y la salvación de tu alma. No importa cuán bajo hayas caído. No dejes de leer estas líneas que fueron escritas para nosotros: Los grandes pecadores. Te dará esperanza y consuelo, y veraz que cuando existe verdadero arrepentimiento y propósito de enmienda, de corregir nuestros errores, nuestras flaquezas y abandonar el pecado. NO TODO ESTA PERDIDO. APRENDERÁS QUE MARÍA, NUESTRA MADRE DEL CIELO, JAMÁS ABANDONA A LOS PECADORES QUE RECURREN A ELLA. Y no temo en decir, que si de verdad te abandonas a ella, veo como asegurada tu salvación.

  La misma piadosísima Virgen aseguró a Santa Brígida que no sólo es Madre de los inocentes y justos, sino también de los pecadores, con tal de que propongan enmendarse. ¡Oh y con qué benignidad recibe a sus pies esta Madre de misericordia a cualquier pecador arrepentido! Así lo escribía San Gregorio a la princesa Matilde: “Pon fin al pecado, y encontrarás a María más amorosa que una madre carnal: te lo prometo con toda certidumbre” La condición que nos pide para ser sus hijos, es dejar la culpa. Sobre aquellas palabras de los Proverbios: Se levantaron sus hijos…, reflexiona Ricardo, que antes puso se levantaron, y después los llama hijos, porque no puede ser hijo de María quien primero no se levanta del estado de la culpa donde había caído; y en efecto, si mis obras son contrarias a las de María, niego con ellas ser hijo suyo, o es lo mismo que decir que no lo quiero ser. ¿Cómo es posible que uno sea su hijo, y al mismo tiempo soberbio, deshonesto, envidioso? ¿Quién tendrá el arrojo de llamarse hijo suyo, dándole con sus malas obras tanto disgusto?

   Le decía una vez cierto pecador: “Señora, muestra que eres Madre”; y la Virgen le respondió: “Muestra que eres hijo”; y a otro que la invocaba como Madre de misericordia, le dijo: “Vosotros, cuando queréis que os favorezca, me llamáis Madre de misericordia; pero con tanto pecar me hacéis madre de miseria y dolor” Dice el Señor en el libro del Eclesiástico: “Maldito es de Dios el hombre que exaspera a su madre”: es decir a su Madre María, como explica Ricardo; porque Dios sin duda maldice al que con su mala vida y obstinación aflige a una Madre tan buena.

   Otra cosa es cuando a lo menos se esfuerza el pecador por salir de su mal estado, y se vale para ello del favor de María; que entonces no dejará por cierto, esta piadosa Madre, de socorrerle, para que al fin recobre la gracia y amistad de Dios. Así lo oyó Santa Brígida una vez de boca del mismo Jesucristo, que dijo a su Madre amantísima estas palabras: “Al que se esfuerza por volver a mí, tú, Madre mía, le ayudas, sin dejar privado a nadie de consuelo.” Si el pecador se obstina, no puede merecer el amor de María; pero si, aunque alguna pasión le tenga cautivo, sigue encomendándose y pidiéndole con humildad y confianza que le ayude a salir de su mal estado, sin duda le dará la mano, siendo Madre tan misericordiosa, y romperá sus prisiones y le pondrá en camino de salvación.

   Viene bien explicar aquí una doctrina del sagrado Concilio de Trento, el cual condenó como herejía el decir que las oraciones y demás buenas obras hechas por la persona que está en pecado, son pecados. No lo son, porque si bien la oración en la boca del pecador no es hermosa, como dice San Bernardo, por no ir acompañada de la caridad, es por lo menos útil y fructuosa para salir del estado de la culpa; y aunque tampoco es meritoria, Santo Tomás enseña que sirve para alcanzar la gracia del perdón, supuesto que la virtud para conseguirla no se funda en los méritos del que ruega, sino en la bondad divina y en la promesa y merecimientos de Jesucristo, que dijo en el Evangelio: “Todo el que pida, recibirá.” Y lo mismo debe entenderle en orden a la Madre de Dios. Si el que pide, dice San Anselmo, no merece ser oído, los méritos de María, a quien se encomienda, harán que lo sea. Por lo cual exhorta San Bernardo a todos los pecadores a dirigirse a María en sus oraciones con gran confianza. Este es su oficio, oficio de Madre, y de tan buena Madre. ¿Qué no haría cualquiera madre por reconciliar a dos hijos suyos que se aborreciesen y buscasen para matarse? María es Madre de Jesús y Madre del pecador; y como no puede sufrir verlos enemistados, no descansa hasta ponerlos en paz, sin exigir para ello del pecador otra cosa sino que él se lo ruegue y tenga propósito de enmendarse, porque cuando le ve pidiendo a sus pies misericordia, no mira los pecados que trae, sino el ánimo con que viene. Si viene con buena intención, aunque haya cometido todos los pecados del mundo, le abraza, y sin desdeñarse de tanta miseria, le sana las heridas del alma, siendo, como es, Madre de misericordia, no sólo en el nombre, sino en las obras, y en el amor y ternura con que nos recibe y favorece. En estos propios términos lo dijo a Santa Brígida la misma Señora.

   María, pues, es Madre de los pecadores que desean convertirse, y como tal, no sólo se compadece de ellos, sino que parece que siente como propio el mal de sus hijos. Cuando la Cananea rogó al Señor que librase a su hija de un demonio que le atormentaba dijo: “Ten misericordia de mí; una hija mía es molestada por el demonio.” Si la hija lo era y no la madre, parece que debió haber dicho: Señor, compadeceos de mi hija. Pero la mujer habló bien, porque las madres sienten como propios los males de sus hijos. Pues así es puntualmente como pide a Dios María por cualquier pecador que se acoge a ella, y podemos creer que le dice de esta manera: “Señor, esta pobre alma que está en pecado, es hija mía; ten misericordia, no tanto de ella, cuanto de mí, que soy su Madre”

   ¡Ojalá que todos los pecadores recurriesen a tan dulce Madre! Todos alcanzarían perdón. “¡Oh María!, exclama San Buenaventura maravillado: tú abrazas con afecto materno al pecador que todo el mundo desecha, sin que le dejes hasta verle reconciliado con el supremo Juez” Quiere decir el Santo, que cuando el hombre por el pecado se ve aborrecido y desechado de todos, cuando aún las criaturas insensibles, como el fuego, el aire y la tierra quisieran castigarle y vengar el honor de su Criador ofendido, María le estrecha en sus brazos con afecto de Madre, si él llega arrepentido a sus pies, y no le deja hasta reconciliarle con Dios y volverle a la gracia perdida.

   Se echó a las plantas de David, como cuenta el libro II de los Reyes una mujer de Tecua, celebrada por su discreción, y le dijo así: “Señor, yo tenía dos hijos, los cuales por desgracia mía riñeron, y el uno, mató al otro, y después de haber quedado sin el uno ahora quiere la justicia quitarme al otro. Tened compasión de mí, y no permitáis, Señor, que me vea privada de mis dos hijos.” El rey, compadecido, perdonó al delincuente, y se lo mandó volver libre. Pues esto viene a ser lo que dice María, cuando ve a Dios airado contra el pecador que la invoca: Dios mío, yo tenía dos hijos, que eran Jesús y el hombre; éste ha dado a Jesús la muerte, y vuestra justicia quiere castigar al culpable; pero, Señor, tened compasión de mí, y si perdí al uno, no consintáis que pierda al otro también. ¡Ah! ¿Cómo Dios le ha de condenar, amparándole María y pidiendo por él así, cuando el mismo Señor le dió por hijos a los pecadores? Yo se los di por hijos, parece que dice su divina Majestad, y ella es tan solícita en el desempeño de su oficio, que a ninguno deja perecer de cuantos tiene a su cargo, especialmente si la invocan, sino que hace los mayores esfuerzos para restituirlos a mi amistad. Y ¿quién podrá comprender la bondad, misericordia y caridad con que nos recibe siempre que imploramos su ayuda y favor? Postrémonos a sus sagrados pies, abracémoslos con toda confianza, y no nos apartemos de allí hasta lograr que nos bendiga y reconozca por hijos. Nadie desconfíe de su amor, sino dígale con todos los afectos del alma: “Madre y Señora mía, bien merezco por mis pecados ser desechado de Vos, y recibir de vuestra mano cualquier castigo; pero aunque supiera perder la vida, no he de perder la confianza de que me habéis de salvar. Toda mi esperanza la pongo en Vos, y con sólo que me concedáis morir delante de una imagen vuestra implorando vuestra misericordia, no dudaré conseguir el perdón, y volar al cielo a bendeciros en compañía de tantos siervos vuestros que midieron implorando vuestro auxilio, y fueron salvos por vuestra poderosa intercesión. Léase el ejemplo siguiente, y véase si podrá ningún pecador desconfiar de la misericordia y amor de esta buena Madre, siempre que la invoque de corazón.

Ejemplo:

CONTRA LOS VANOS JUICIOS DE LOS HOMBRES – Por el Beato Tomás de Kempis.

´


   Cristo. Hijo mío, apoya tu corazón firmemente en Dios sin temer los juicios de los hombres, cuando la conciencia te dé testimonio de tu virtud e inocencia.

   Sufrir esos juicios es cosa buena, y hasta una felicidad, y no será penoso para el corazón humilde que en Dios confía más que en sí. Muchos hablan tanto que poco se les debe creer.

   Por otra parte, no es posible agradar a todos.

   Aunque se esforzaba San Pablo por complacer a todos en el Señor, haciéndose todo para todos, no dejaban algunos de censurarlo, de lo cual, sin embargo, hacia él poquísimo caso.

   Hacía cuanto podía y estaba en su mano por edificar y salvar a su prójimo, sin poder impedir que lo censurasen a veces o lo despreciasen. Por eso encomendaba todo a Dios, que lo sabe todo, y con humildad y paciencia se defendía de las malas lenguas y de los juicios infundados y erróneos de gente que decía cuanto le daba gana.

   Sin embargo, a veces contestaba a sus críticos para que los débiles en la fe no se escandalizaran de su silencio.

   ¿Por qué temes a otro hombre mortal como tú? Hoy es, y mañana ya no aparece. Teme a Dios, y no te aterrarán los hombres.

   ¿Qué puede hacerte el otro con sus palabras e injurias? Más daño se hace así que a ti, y sea quien fuere, no podrá escapar de la justicia de Dios. Tú piensa en Dios, y no te pongas a altercar. Y si ahora pareces perder y sufrir confusión inmerecida, no te indignes por eso, ni hagas que tu recompensa sea menor por tu falta de paciencia; sino eleva tus ojos a mí, al cielo, pensando que tengo poder para librarte de toda injuria y confusión, y dar a cada cual según sus obras (cf. Mt 16, 27; Rom 2, 6).




“LA IMITACIÓN DE CRISTO”

jueves, 29 de junio de 2017

Necesidad de un escrito sobre los daños del juego, y razón de emprender esta obra – Reflexión.




Una pasión vil por su fin, detestable por su fomento, infame por sus medios y funesta en sus consecuencias, se ha erigido entre nosotros por deidad soberana, a quien sirven de pedestal la naturaleza y la religión, y los demás vicios han cedido sus altares y sus aras, como los dioses a Júpiter sus templos, para que se le edificara el famoso del Capitolio. Tal es el juego, que animado del interés, fomentado por la ociosidad, sirviéndose de los fraudes, y causando los mayores estragos, a manera de un fuerte torbellino o de un huracán impetuoso, ha envuelto y arrastrado tras sí a personas de todas clases.

   En vano clama contra él la religión, y a su vista se horroriza la naturaleza: su dominio es casi universal, y aun las mismas pasiones, o desaparecen en su presencia o le dirigen los cultos que a ellas las tributan sus adoradores.

   El goloso no se acuerda de la comida; el mezquino abre las manos, y el avaro sus talegos; el vano y orgulloso, que se cree superior a todos, se iguala con los ínfimos; el soberbio se humilla al más vil, cuyos auxilios necesita; el delicado tolera en pie o en la postura más incómoda muchas horas; el sexo vergonzoso se descara y pierde su pudor; hasta los enamorados se olvidan de sus citaciones y visitas, y lo que es más, aun estando presentes sus ídolos, no son girasoles de sus hermosuras, ni éstas imán de sus corazones. Todo cede a la violencia de una pasión que, como un torrente de fuego, ha abrasado las ciudades y los pueblos, llevando por todas partes la ruina y la desolación.

   Cuando Tarquino consagró a Júpiter el templo del Capitolio, todos los otros dioses le cedieron, dice Ovidio, a excepción del que los Romanos llamaron Término, quien por lo mismo se colocó a su lado. ¡Ojalá que siquiera a esta ficción de los gentiles, correspondiese la dominación tiránica del juego! Pero a él ha cedido el término mismo, en lo que consiste sea despótico. No tiene término ni en el tiempo, ni en la cantidad, ni en las personas. Quiere se le dediquen todas las horas, haciendo día de la misma noche: devora los caudales, disipando aún los precisos y sagrados, y se maneja con tal rigor con los que le rinden homenaje, que sus plantas no macollan, si no se riegan con sangre, sus edificios no se levantan, sino sobre las ruinas de los que se destruyen, sus banderas no se tremolan, sino sobre montones de cadáveres, y es un ídolo, que no recibe más cultos que los sacrificios, y unos sacrificios en que, equivocándose el holocausto, el sacerdote y el adorador, son víctimas los mismos que las ofrecen.

miércoles, 28 de junio de 2017

SAN FELIPE DE NERI arroja a los demonios - Pasajes de la vida del santo




   A pesar de que repugnó siempre a nuestro santo todo lo que pudiese granjearle la estimación de los hombres, se vió no obstante algunas veces obligado a  obrar prodigios que indicaron manifiestamente el poder que el Cielo le dispensaba. Confirmen los hechos con estos pasajes de su vida.

   Le trajeron de la Campania a una joven llamada Catarina, para que la librase con sus oraciones de un demonio que la poseía.

   Esta posesión se manifestaba de un modo que no dejaba lugar a la duda: porque aquella mujer a pesar de no tener ningunos estudios, se explicaba fácilmente en griego y en Latin: y eran tales sus fuerzas físicas, que no la podían contener muchos hombres de completa robustez. Cuando el santo mandó que se la llevasen, ella lo supo a pesar de su ausencia, y decía: “Ese padre manda que me lleven;” huyó al momento, y se fué a ocultar en el más secreto rincón de la hospedería, siendo necesario conducirla por medio de la violencia a la iglesia. No necesitó nuestro santo de recurrir a los exorcismos para librar aquella mujer. Hizo llevarla a la iglesia de San Juan de los Florentinos, y se puso en oración. Esto fué lo bastante para que el tirano que oprimía aquella infeliz, huyese y la dejase libre para siempre.

OTRO PASAJE DE NUESTRO SANTO

   Lucrecia Cotta padecía ya, después del largo espacio de ocho años, un maleficio que causaba lastima el verla. Unas veces volteaba sus ojos de un modo espantoso, y otras quedaba ciega completamente. Experimentaba también unas convulsiones tan terribles, que no eran suficientes a contenerla muchas mujeres juntas. No comía ni dormía, y estas privaciones unidas a sus sufrimientos, la habían reducido a un estado de enflaquecimiento, que más bien parecía un espectro que una mujer. En esta extremidad, se hizo llevar a la iglesia del Oratorio, para llamar a Felipe y suplicarle la confesase. El santo no pudo menos que compadecerse de ella, al ver la miseria de su estado; pero esta compasión fué mucho mayor luego que oyó la relación de sus padecimientos.

   Lleno de lástima, para con aquella mujer, le tocó con una mano los ojos, y con la otra el corazón.

   Este sanó al momento, pero pareció aumentarse el mal de los ojos; porque la mujer exclamó: “¡Ay padre mío! ya no veo absolutamente; me habéis cegado. —Tened una poca de paciencia, hija mía, le respondió el santo, y vuestros ojos volverán a ver la luz.” En efecto, una hora después se verificó el milagro tan perfectamente, que desde entonces gozó de una vista perfecta.



Tomado de la obra “Vida de San Felipe de Neri”

martes, 27 de junio de 2017

Testimonio de la Dra. Gloria Polo: Fulminada por un rayo, se encuentra a la puerta del infierno cuando Jesús le da una segunda oportunidad... AUDIO MP3 - Escuchar y descargar




Testimonio de la Dra. Gloria Polo: Fulminada por un rayo, se encuentra a la puerta del infierno cuando Jesús le da una segunda oportunidad... este es un testimonio real que les pondrá como ella dice frente a un espejo, pues muchos que la escuchen se verán reflejados en su testimonio de vida. Una mujer pecador y vida mundana, pasa por una gracia de Dios a ser un fervorosa católica. No se pierdan este audio. Aprenderán mucho, y lo más importante, tendrán la oportunidad de poder cambiar para salvación de sus almas.




lunes, 26 de junio de 2017

VISITA A MARÍA SANTÍSIMA – Autor anónimo.




   





Señora y Madre mía, Virgen santísima: El pecador más obstinado que hay en el universo soy yo, el más ingrato de los mortales que te dirige esta tibia plegaria está a tus plantas; el que con sus enormes pecados ha entristecida al cielo y a la tierra, está aquí en tu santísima presencia.

   Al fin llegó la hora, Madre mía, de que tenga la dicha de poderte hablar aquí en este augusto templo; aquí donde me ha conducido tu amante corazón; aquí me tienes, Señora, confundido y avergonzado de mis iniquidades, arrepentido de haberte dado tantos pesares con mi depravada conducta: vengo, Madre mía; a rogarte que intercedas por mí para con tu Santísimo Hijo, para que me perdone; vengo a romper mí corazón de dolor de haberle ofendido.

   Esta es la intención que tengo, este es el deseo más ardiente de mi alma; pero no puedo articular ni una sola palabra digna de tan elevada majestad: mi corazón empedernido con tantos crímenes está seco, mis ojos no se mueven, mi alma está insensible, porque hace mucho tiempo que las pasiones y vicios me tienen encadenado: y no puedo nada, estoy muerto, porque perdí la gracia para darle lugar al pecado; en esta triste condición en que estoy, recurro a tu dulcísimo y tierno corazón, para que me ampares, y por último para que me sirvas de medianera.

   Poniéndome, Virgen Santísima, bajo: tu protección, nada tengo que temer; escudado bajo tu preciosa sombra, estoy a salvo; tus virginales entrañas son el Sagrario augusto donde moró el Señor, el Dios Omnipotente: tú no puedes despreciar las suplidas del que te implora, porque tú eres la Madre cariñosa del pobre pecador: mientras más delitos he cometido, más necesito de tú compasión: tenme lástima, Señora, apiádate de mí, Virgen clementísima, adóptame por tu hijo: llévame ante el Señor, para que en tu santísima presencia me perdone. Dame aliento, Señora, para que pueda postrarme ante el augusto trono del Señor a quien he ofendido; endulza mis labios con el almíbar de tu cariñoso amor para que yo pueda proferir palabras dignas de tan alto Soberano: mueve mi corazón a fin de que exhale suspiros mi alma, y me haga enternecer y derramar lágrimas de verdadera contrición: dame fuerzas para excitar a este mi cuerpo a fin de estar en presencia del Todopoderoso cual corresponde, postrado respetuosamente, con toda la humildad y devoción necesarias, para que mi pobre oración sea grata ante los ojos del Señor. Amén.


Se reza una Ave María.

Del vicio del juego – Prólogo por David Benavente




   NOTA: “Hoy día ya casi NO se predica contra el vicio del juego desde los púlpitos, por lo que decidimos publicar esta obrita para el bien de los que se encuentran afectados por este PECADO. Existen juegos ilegales y juegos legales, pero el vicio se encuentra en ambos, cuya consecuencia es la perdición de muchas almas.”

PRÓLOGO DE LA OBRA.

   Esta obra, aunque escrita por un, sacerdote docto de la Iglesia Católica, el Padre José Miguel Curidi y Alcorcer, es una buena lectura para cualquier hombre católico o no.

   En él, de brillante modo, se juzga el juego como el peor de entre los vicios: es el vicio de los vicios. Se hace su psicología y aparece como una enfermedad repugnante, contagiosa, mortal; pero curable.

   El juego es algo así como una madre fecunda del crimen: el tahúr (que hace trampas en el juego o simplemente el jugador vicioso) es propenso al robo, es muy fácil que cometa un asesinato, tiende a la embriaguez. ¡Y cómo no ha de ser así, si el tahúr pierde la delicadeza, la vergüenza y el honor! Abstraído, sólo despierta de esa especie de fascinación, para buscar de cualquiera manera los medios de satisfacer inmediatamente su deseo.

   En algunos códigos era un delito penal. Y no puede ser de otra manera visto, pues que es el origen de una multitud de otros delitos.

   ¡Existe el caso de un infeliz que una noche salió demente de un garito (casa de juego)  de cierta calle céntrica, por haber perdido cuanto tenía, y se iba encima, puñal en mano, de cuanto transeúnte pasaba a su alcance. Ese pobre  hirió y mató a muchas personas!

   ¡Otro ejemplo horrible los diez suicidios que por causa del juego se sucedieron durante cuatro meses!

   Una de esas víctimas era cobrador, y un sábado, después de haber reunido una fuerte suma, entró en un garito (casa de juego)  y la perdió toda. Al verse sin pan ni para su familia y con la perspectiva de la cárcel, prefirió privarse de la vida.

   Otra de esas víctimas era empleado, tenía vendidos sus sueldos de más de medio año y una tarde se le dió un billete de mucho valor, para hacer una compra. Quiso probar fortuna en las cartas y se quedó sin nada de la cantidad. En su desesperación, no halló otro remedio que encerrarse en su habitación y tomar un veneno, para escapar de las manos de la justicia.

   Otra de las víctimas, de las diez en que nos ocupamos, se robó de la caja, de la casa de comercio donde trabajaba, unos miles de pesos y los perdió en una noche. Entonces tomó la resolución de preferir la muerte a toda una vida de deshonra, y la cumplió, volándose la tapa de los sesos.

   Hay, de este género de vicio, mil historias tristísimas: se han hecho tan comunes, que ya no sorprenden.

   ¡Cuánta relajación!

   El que es tahúr, puede decirse que tiene en sí el germen para cometer toda clase de crímenes.

   Y este germen, que empeora al paciente a medida que trascurre  el tiempo, es dañoso también a la familia a que pertenece: la miseria, la embriaguez, la prostitución y el robo son la perspectiva.

   ¿Qué hacer, pues, para curar de este vicio? ¿Cómo contrarrestar los violentos avances que hace en todas las clases sociales?

   Uno de los medios eficaces que hay es: leer con meditación esta obra (que la publicaremos en parte)  en que se considera al juego desde todos sus aspectos y se miden todas sus consecuencias: su lectura es un remedio eficaz para curarse de tan abominable vicio.

  


domingo, 25 de junio de 2017

Algunos dicen que comulgar diariamente es una exageración, y además es casi imposible ponerlo en práctica – Por Monseñor de Segur




   Estáis completamente en un error al creer cosa semejante, porque no solamente es posible  sino es muy fácil de ponerlo en práctica, como te lo están probando infinidad de piadosos fieles; la exageración está toda de parte de los jansenistas o de los semi-jansenistas que piden, para acercarse a recibir la sagrada Comunión, disposiciones casi imposibles de alcanzar. ¿Qué haríamos, pues, nosotros los pobres sacerdotes, que tenemos la santa costumbre de celebrar todos los días la misa? ¿No estamos por ventura sujetos, como los demás fieles, a miserias, imperfecciones y debilidades diarias? Ningún sacerdote, notadlo bien, está obligado a celebrar diariamente el santo sacrificio de la misa, ni aun las mismos párrocos están obligados a ello más que los domingos y fiestas de guardar. ¿Será pues, un abuso nuestra comunión diaria? ¿Quién se atreverá a afirmarlo? ¿No es evidente que a pesar de la imperfección, por desgracia muy frecuente en nuestras disposiciones, la celebración del santo sacrificio de la misa y la Comunión diaria son nuestra principal salvaguardia, nuestra salud, el principio de todas nuestras fuerzas, el secreto de nuestra castidad, la fuente de nuestro celo, y nuestro sostén en los peligros y tentaciones diarias? ¿Quisiéramos acaso tener dos pesos y dos medidas, una para nosotros, otra para nuestros hermanos? ¿Hay alguno de entre nosotros que, imitando a los fariseos del Evangelio, quiera imponer a sus hermanos cargas u obligaciones, no sintiéndose él con fuerzas suficientes para llevarlas?

   Todo cuanto nos enseña y aconseja la Iglesia católica es muy fácil de ponerlo en práctica y nada tiene de exagerado; porque ella nos enseña la verdad en lo que respecta a la piedad, y el escucharla es escuchar al mismo Dios Nuestro Señor; menospreciar sus consejos, es despreciar la luz de Dios.

   Muy extraño se hace observar como algunos católicos, a veces hasta sacerdotes, hacen tan poco caso de una autoridad divina. Sé lógico en tus creencias, y por consiguiente también en todas sus consecuencias prácticas. Así crees tú, sabes muy bien que Jesucristo te habla por medio de la Iglesia, así, pues, no te contentes con escucharle y darle tu asentimiento; no te detengas en mitad del camino, llega a la práctica.

   Deja que murmuren aquellos que no quieren conocer la verdad. Déjales también que hagan ostentación de lo que ellos creen ser respeto hacia el santo Sacramento, y que en el fondo no es otra cosa que un temor servil que denota muy claramente poco o ningún conocimiento de los misterios de Jesucristo, a la par que mucho apego a sus ideas personales. En cuanto a tí, verdadero hijo de la Iglesia, sigue en paz el camino que te han trazado los Santos y después de los Apóstoles, de los Mártires, y de todos, no temas ni la exageración ni el error: todos los primitivos fieles después de San Ambrosio, San Juan Crisóstomo, San Jerónimo, San Agustín; después de San Francisco de Asís, Santo Tomás de Aquino y San Buenaventura; después de San Felipe Neri, San Cárlos Borromeo, San Ignacio, San Cayetano, San Francisco de Sales y san Alfonso María de Ligorio; después de Bal Armiño, Fenelón, Bourdalone y otros que han exaltado á porfía la frecuente Comunión, la Comunión diaria, la verdadera Comunión católica; ¡no temas ni la exageración ni el error!



“LA SAGRADA COMUNIÓN”

“El Judaísmo” Escuche y descargue audio mp3 – Una conferencia imperdible del año 1988.




“El Judaísmo” Una conferencia de D. Julio Vargas Prada. Pronunciada en Madrid. El mes julio del año 1988. Esta conferencia trata sobre la vinculación que existe entre la religión y la crisis geopolítica mundial. Es imposible entender nuestros tiempos sino se lo mira con el prisma de lo sobrenatural, con los ojos de la fe Católica. Un conferencia imperdible. Un enfoque distinto. Recomendamos no se pierdan este audio.



viernes, 23 de junio de 2017

LA HORA SANTA: En la vida de Santa Gema Galgani – Último cuarto de hora.




ÚLTIMO CUARTO DE HORA

Lágrimas de Jesús  y sus frutos


   Mi Jesús ha pronunciado ya el gran fiat hágase; pero el inmenso esfuerzo de este hágase le hace caer de nuevo en tierra, agonizante bajo el enorme peso que ha tomado sobre sí. Por una parte, le urge la Justicia divina, que le mira como víctima universal en la cual se aúnan todas las culpas y todas las penas; por otra, el infinito deseo que tiene de cumplir la gran misión de Redentor del mundo, y que le anticipa aquel doloroso bautismo de sangre tan ardientemente deseado.

   ¡Ah!, el buen Jesús puede ya considerarse como el trigo escogido triturado en el molino, o como el racimo de uva exprimido en el lagar. En efecto: a causa del inmenso dolor que le oprime el corazón, comienza a brotar sangre de todos sus miembros, y se derrama en tal abundancia, que corre hasta la tierra. ¡Oh, cuanto ha costado a Jesús aquel grande hágase! ¡Cuánto ha sufrido a consecuencia de haber salido fiador por nuestras deudas! ¡Qué vergüenza para mí que rehuso el más ligero sacrificio, aun viendo a mi Dios que espontáneamente se constituyó víctima por mi amor! Fué ofrecido en sacrificio porque El mismo lo quiso.

   ¿Y por qué, ¡oh dulcísimo Jesús!, porqué consumiros asi entre indecibles dolores, Vos que con una sola plegaria, con un suspiro, con un latido de vuestro corazón podíais haber salvado el mundo? Un profeta había dicho que la redención de Jesús seria copiosa, y verdaderamente lo es, pues no sólo nos libra de la muerte eterna, sino que, borrando nuestra ignominia, nos devuelve el honor de inocentes, justos y santos. ¡Sólo un Dios podía ejecutar obra tan grandiosa!

   Pero Jesús aún no está, satisfecho: su incomparable amor desea por medio de sus dolores poner en nuestras manos, como cosa absolutamente nuestra, el tesoro de sus méritos, con el cual podamos obtener del Altísimo todos los bienes.

   ¿Qué más podíamos desear? Hay sin embargo, otros bienes tan grandes, que jamás los habríamos osado pedir, ni aun imaginado que, atendida nuestra bajeza, nos fuera dado poseer. Pero la infinita caridad de nuestro dulce Redentor, con la voz de su sangre y con los gemidos de su corazón agonizante, impetra del Padre la suprema gracia de que el hombre sea elevado hasta la unión con la Divinidad por medio de la sagrada Eucaristía, instituida por él esta misma noche. Y como si ni aun eso bastase a su caridad inagotable, desea que su Espíritu, el Paráclito divino, sea infundido y more para siempre en nuestras almas. Yo rogaré al Padre había dicho aquella misma noche a sus discípulos— y Él os dará el Consolador. Pues, bien: aquí en Getsemaní, agonizando y sudando sangre, cumple esta promesa, mereciéndonos la infusión del Paráclito divino, y encumbrando así al hombre al supremo grado de la felicidad, de la gracia y de la gloria.

   Ya Jesús lo ha consumado todo; ya no le queda más que hacer por nosotros; poro tiene todavía un deseo. Recuerda la promesa de su Padre: Pídeme, y te daré en herencia todas las naciones. Alzando al cielo la frente empapada de sudor, pide al Padre que, de en medio de las naciones, que le han sido prometidas en herencia, le sea dado reunir un grupo de almas elegidas que sean las predilectas de su corazón, las discípulos fieles que copiarán sus divinos ejemplos, y en las cuales derramará la abundancia de sus gracias, merecidas con tantas penas. Dadme almas, y reservaos todo lo demás.

   ¡Oh Padre mío!, dadme almas, y tomad todo lo demás; hasta mi propia vida, que será sacrificada en el patíbulo de la cruz por ellas. Dadme almas. y entro tantas almas Jesús elige ahora la tuya, la desea, la pide con ardientes gemidos a su Padre celestial, y por ella en particular ofrece el entero sacrificio de sí mismo y el exceso de sus  dolores. ¡Oh, alma mía, cuan tiernamente amada eres de aquel Dios que sudando sangre te elige, te desea y te abraza coma u su queridísima esposa!

   Asi como dentro de poco dirá Jesús desde lo alto de la cruz a su Madre: Mujer, ahí tienes a tu hijo, y le encomendará en la persona de San Juan a todos los redimidos, asi también en Getsemaní se vuelve al Padre, y exclama: He aquí a vuestros hijos. Yo vuestro Hijo por naturaleza, he descendido hasta la bajeza del pecador, fin de que este sea elevado hasta la altísima dignidad de hijo vuestro por la gracia. Para mí, ¡oh Padre!, las penas: para el pecador, el perdón y la paz; para mí, la muerte; para él, la vida; para mí, el abandono; para él, la perfecta, la bienaventurada, la eterna unión con Vos... He aquí a vuestros hijos..., abrazadlos; mi sangre los ha embellecido, purificado y hecho dignos de Vos. Padre, yo deseo (Jesús nunca había dicho deseo, pero ahora lo dice), yo deseo que las almas que me habéis dado sea una misma cosa con nosotros, como yo soy uno con Vos. Acordaos, ¡oh Padre mío!, que he descendido hasta hacerme hombre, a fin de que el hombre, encumbrado hasta Dios, reine en vuestra gloria por toda la eternidad. Tales son los incomprensibles misterios de amor que se operan en el corazón de un Dios que suda sangre por el hombre. Tales los incomparables frutos de la sangre de Jesús...

   El silencio, la admiración, el amor generoso son, ¡oh alma redimida, esposa, querida de un Dios humanado!, el único retorno que puedes ofrecer a aquel amor grande, santo e infinito, que se inmola por ti sin reservas. (Pausa.)

AFECTOS

   Padre Santo, con el corazón penetrado del más vivo reconocimiento, os doy gracias, en nombre de todos los hombres, por habernos dado un Redentor tan bueno y generoso, en quien con infinitas ventajas hemos reconquistado los bienes perdidos por la culpa original. Os ofrezco por todos los redimidos la sangre que él tan generosamente ha derramado, y os ruego hagáis que los frutos de la Redención sean tan copiosos como la misma Redención, y que por toda la eternidad sea el buen Jesús alabado, bendecido y amado por todos los hijos de Adán.

   Padrenuestro, Aventarla y Gloria.

   Padre Santo, os ofrezco la preciosa sangre de Jesús para impetrar de vuestra misericordia la exaltación y el incremento de la santa Iglesia católica, la conversión de los infieles, herejes y pecadores; la perseverancia de los justos y la libertad de las almas del Purgatorio. Os la ofrezco por mis superiores y por todos aquellos que me son queridos. Finalmente, os la ofrezco por la santificación de mi alma y para obtener la gracia de (exprésese la gracia particular que se desea alcanzar).

   Padrenuestro, Aventaría y Gloria.

   Padre Santo, qué habéis amado al mundo hasta darle vuestro unigénito Hijo para que fuese sacrificado entre indecibles dolores haced que el mundo ame también a Jesús, le sea reconocido, le bendiga y ensalce; haced que las almas le estén unidas y le sean perfecta y constantemente fieles. Esta gracia la pido igualmente por mi pobre alma. Padre Santo., os ofrezco los gemidos, las plegarias, la agonía y sudor de sangre de Jesús en Getsemaní, a fin de que os dignéis conservar vivísima en el corazón de todos los cristianos la devoción a los sacrosantos misterios de la Redención, y aquel sincero y generoso espíritu de sacrificio que hace a las almas semejantes a Jesucristo.

Padre nuestro, Avemaria y Gloria.

Sangre preciosa que vierte
de su puro corazón,
para borrar nuestras culpas
quien nos da la salvación.

Yo te amo y le adoro; tú eres
del alma el único bien;
la esperanza que me alienta
para alcanzar el edén.

Tú la sentencia de muerte
borras de la humanidad;
tú eres cifra verdadera
de toda felicidad.

El cielo por ti de nuevo
abre sus puertas de luz,
¡oh sangre, sangre preciosa,
del dulce, amante Jesús!


CONCLUSIÓN.

   Dirige una última mirada a tu Jesús, ¡oh alma, hija de su amor y de sus dolores! Las prolongadas horas do agonía en Getsemaní han transcurrido ya para seguir en ellas la serie interminable de tormentos que habrán de culminar en las tres horas do agonía sobre  el patíbulo de la cruz. He aquí a Judas que viene a entregar a su Maestro..., ¡y Jesús, le sale al encuentro como manso cordero! ¡Oh Jesús mío!, ¿y habré de veros entre los brazos de ese traidor? ¡Ah no! Venid a los míos; reposad sobre mi corazón, buen Jesús que ya no quiero ofenderos más, sino amaros para siempre. Amén.


(Hágase aquí la comunión espiritual.)


“LA HORA SANTA DE SANTA GEMA GALGANI”







LA HORA SANTA: En la vida de Santa Gema Galgani – Tercer cuarto de hora




“TERCER CUARTO DE HORA”

El gran “Fiat”

   Contempla, alma redimida a tu divino Salvador que, traspasado el corazón por el dolor de las ingratitudes humanas, ha caído agonizante sobre la dura tierra del Getsemaní. Está solo, abandonado, sin una mano que le sostenga, Aquél que jamás rehusó tender su mano al débil y al atribulado; Aquél qué ofreció como lugar de reposo su mismo divino pecho al discípulo que, fatigado, reclinó su cabeza sobre el divino corazón... Alma fiel ha llegado el momento dé ofrecer al apenado Jesús una correspondencia al amor que te ha manifestado en el Huerto. ¿Qué hubieras hecho si en la noche de la Pasión te hubieras encontrado en Getsemaní al lado de Jesús agonizante?...

    Afligidísimo Redentor mío, yo deseo levantaros de la tierra donde estáis postrado..., ofreceros mi corazón para que sirva de sostén a vuestra cabeza que se inclina..., deciros una palabra de consuelo. ¡Dulcísimo Salvador mío! Os amo os amo, os amo. Quiero buscaros amor; quiero procuraros amor; quiero que todos os amen... Quiero sacrificar la misma vida, por haceros amar. Sí; para que seáis amado, amado siempre, amados de todos vuestros redimidos.

   Os he dicho, buen Jesús, que sacrificarla gustoso mi vida por haceros amar, que por Vos estaría dispuesto a los mayores sacrificios. Mas, ¡ay!, cuando sufro una leve contradicción, una ligera humillación, un rechazo, un reproche, una descortesía..., ¿la soporto? ¿Amo de veras el sacrificio? ¿Gozo en poder presentaros la ofrenda de una pasión mortificada?... ¡Dulce Jesús, me avergüenzo de responderos!... Pero aquí, junto a Vos, en la escuela del dolor y del amor, quiero aprender a mortificarme, a sacrificarme en todo por vuestro amor.

   Entretanto, corren lentamente para Jesús las horas de su mortal agonía... Él, Dios de cielos y tierra, desfallece tendido en el polvo, y no hay un corazón compasivo que se preocupe de Él. Pero, ¿y los discípulos, qué hacen? ¡Duermen! ¡Ah!, Jesús en la noche de su Pasión debía sufrir todos los dolores, hasta la pena del abandono de aquellos que le eran más queridos; y ¡cuán amargo fué este dolor a su corazón! En aquella hora Jesús aceptó este padecimiento; en cierto modo lo quiso; pero ahora no lo quiere así. Por el contrario, ansia que sus redimidos, en torno, velen como Él veló y mediten su Pasión. Pero, ¡ay!, en ves de hacerlo, la mayor parte duermen el sueño de la ingratitud, dejando en el olvido a aquél que les ama y colma de beneficios. ¡Oh, exceso dé ingratitud y dureza! Buen Jesús, no sois conocido; si os conociésemos, pensaríamos siempre en Vos, y nuestros corazones no palpitarían sino por Vos.

   Mientras el Redentor gime agonizando postrado en tierra, he aquí que un ángel viene del cielo a confortarle. Con humildad de hijo obediente, Jesús acoge al mensajero de su Padre celestial, dispuesto a someterse a sus divinos mandatos. El ángel ha sido enviado para confortar a Jesús, no para consolarle ni aligerar sus penas o alejar de É1 aquel amarguísimo cáliz de la Pasión. El ángel anima a Jesús a sostener la descomunal batalla pronta a desencadenarse, y a recibir con fortaleza todos los golpes que el cielo, el mundo y el infierno descargarán sobre su adorable persona. El cielo, porque la eterna justicia del Padre castigará en Él todas las iniquidades de la humanidad; el mundo, porque no pudiendo sufrir la santidad del Hijo de Dios, le prepara el patíbulo; el infierno, porque, aborreciendo al Santo de los santos, excita la crueldad de los enemigos de Jesús, para que más y más despiadadamente le torturen. En fin, el ángel le exhorta a beber basta la última gota del cáliz abominable de las iniquidades humanas, a hacerse por nosotros objeto de maldición y a sobrellevar todo el peso de la divina venganza...

   Entretanto, la Justicia y la Misericordia, aguardan el fiat de Jesús, con el cual se reconciliarán para siempre. Lo aguarda el cielo, para poblarse de santos; le aguarda la tierra, para contemplar borrada por la sangre del divino Redentor la sentencia de maldición merecida por el primer pecado; la aguardan los justos, prisioneros en el seno de Abraham para volar al eterno abrazo con su Criador; lo aguardan los míseros mortales, para volver a ser llamados hijos de Dios, y contemplar abiertas las puertas del cielo. Pero, ¡ay!, qué terrible esfuerzo cuesta este fiat a Jesús. El inocentísimo, el santo, el inmaculado, tiene que tomar la figura de pecador, hacerse reo y cargar con nuestras iniquidades. Esto aflige sobremanera a su corazón obligándole a repetir: Padre mío, si es posible, ahórrame de beber este cáliz.

   Pero al mismo tiempo ve que nuestras almas serán eternamente condenadas si él no consiente en hacerse reo de nuestros pecados, en recibir sobre si los azotes de la divina justicia y en lavar con su sangre todas nuestras maldades. Entonces, con un potentísimo esfuerzo de su heroico amor, pronuncia Jesús el gran FIAT, hágase, consintiendo en cargar sobre sí nuestros delitos, y cual si fuera verdadero culpable, acepta por ellos los más terribles castigos. Por eso dice hágase: a las espinas, para expiar nuestros malos pensamientos; a los azotes, para castigar en su inocente carne nuestros pecados de sensualidad; a los insultos, a las salivas, a las bofetadas, para expiar nuestro orgullo; a la hiel y vinagre, para satisfacer por nuestros innumerables pecados de palabra y gula; a la cruz y a los clavos, para reparar nuestra desobediencia; a aquellas tres horas de horribles tormentos sobre la cruz, para sanar todas nuestras llagas, remediar todos nuestros males; a la muerte, en fin para darnos la eterna vida.

   ¡Oh precioso “hágase”, que regocija a los cielos, salva a la tierra y abate al infierno! Hágase que rompo tantas cadenas y enjuga tantas lágrimas. Gracias, ¡oh buen Jesús!, por este hágase tan generoso. Por él os bendigo y os doy gracias en nombre de todas las criaturas. (Pausa.)

AFECTOS.

   Padre Santo, en reparación de nuestra rebeldía y desobediencias, quisisteis ser honrado con aquel generoso hágase de Jesús en Getsemaní: yo os ofrezco aquel hágase en expiación de todas las ofensas que ha recibido vuestra adorable Majestad por mi obstinación y dureza de voluntad, suplicándoos me concedáis, por los méritos de aquel mismo hágase, perfecta docilidad y obediencia.

   Padrenuestro. Avemaria y Gloria.

   Padre Santo, por aquella gloria que os procuró el generoso hágase de Jesús en Getsemaní, os suplico me perdonéis todas mis rebeldías y desobediencias, concediéndome la gracia de vivir siempre sometido a vuestra voluntad y de mis superiores por amor vuestro.

Padrenuestro, Aventaría y Gloria.

   Padre Santo, por aquel generoso esfuerzo y por la amargura que costó a Jesús el hágase de Getsemaní, os suplico nos concedáis a mí, a todas las almas consagradas a Vos y a todos los cristianos, el espíritu de santa fortaleza y constancia, unido a aquella generosidad que afronta con alegría todos los sacrificios por vuestra gloria.

   Padrenuestro, Averiaría y Gloría.

Pronuncia el labio divino
el fiat de vida y luz;
pero, ¡ay!, qué caro le cuesta
al amoroso Jesús.

Le cuesta todo un diluvio
de injurias del mundo cruel:
consumir hasta las heces
el cáliz de amarga hiel.

Le cuesta sangre copiosa
de todas sus venas dar,
hasta morir por nosotros
de su dolor en el mar.



“LA HORA SANTA DE SANTA GEMA GALGANI”

Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús. (Primer viernes después de la octava de Corpus)




   Es sin duda una singularísima merced de Dios, la que en estos últimos siglos ha hecho a los hombres, inspirándoles por medio de Santa Margarita María de Alacoque la devoción suavísima al sagrado Corazón de Jesucristo, Señor nuestro. Al aparecerse el Redentor divino en la figura más hermosa y atractiva que pudo concebir su bondad, ha querido recordarnos que, a pesar del olvido e ingratitud de los hombres, amaba con aquella misma infinita caridad con que se sacrificó por todo el linaje humano en el ara de la santa cruz.

   ¿qué significa la corona de espinas que trae hincada en el corazón, sino que tiene amor para sufrir de nuevo, si fuera preciso, aquellos mismos tormentos que padeció por nosotros en los días de su pasión sacratísima? ¿Qué nos dice esa grande herida de su corazón, y la sangre que de ella gotea, sino que por nuestro amor la derramaría de nuevo, si fuese necesario hasta la última gota? ¿Qué nos enseña con esa cruz que, como árbol de vida, brota de su Corazón divino, sino que quisiera padecer nueva cruz y nueva muerte si aún fuese menester para redimirnos y darnos la eterna vida? ¿Y qué son esas llamas que brotan de su Corazón divino, sino ardentísimas lenguas de fuego, que predican amor, para encender de nuevo los corazones tibios de los hombres?

   Y aunque muchos son tan ciegos e ingratos que desprecian estas finezas del amor de Jesucristo, no por esto deja de cumplir sus designios adorables: y desde que se dignó descubrirnos los tesoros de su divino Corazón, comenzó a prender por todas partes el fuego de su amor, y a extenderse su culto público con una rapidez igual a la de la propagación del Evangelio. En todas las capitales del orbe católico se le han consagrado suntuosos templos, en todos los templos tiene ya sus altares y tronos de amor, y a todos sus altares atrae numerosos y fervientes adoradores. Sólo el Apostolado de la Oración Ha reunido en el espacio de cincuenta años, más de cincuenta mil piadosas asociaciones, y la frecuencia de sacramentos en el primer viernes de cada mes, las magníficas solemnidades y procesiones con que es honrado en toda la cristiandad el deífico Corazón de Jesús, y las maravillosas conversiones y reforma de costumbres que causa su universal devoción, espantan y desconciertan a los impíos, y manifiestan los admirables triunfos del Conquistador divino de los corazones. El Corazón divino de Jesús, como dice nuestro actual Pontífice León XIII, es la vida del espíritu católico, y ha de ser la salvación de la sociedad.

Reflexión: Más también han de ser, oh cristiano, la vida y eterna salud de tu alma. Por ventura padeces hartos trabajos en este mundo, y tal vez por tus muchos pecados no esperas cosa buena después de esta vida. Acógete pues al sagrado Corazón de Jesús, que dice: Venid a mí todos los que estáis trabajados y agobiados, que yo os aliviaré. Amale sobre todas las cosas y con todas tus fuerzas, y manifiéstale tu amor comulgando en este día de su festividad, y visitándole en la adorable Eucaristía, para desagraviarle de las ofensas que recibe de los impíos herejes y malos cristianos. Procura también hacerte digno de aquellas nueve promesas regaladísimas que el amabilísimo Salvador hizo a los fervorosos devotos de su Corazón adorable, entre las cuales una es que cuando muriesen acogería El sus almas en el seno de su infinita bondad.

   Oración: Rogámoste ¡Oh Dios omnipotente! que al gloriarnos en el santísimo Corazón de tu amado Hijo, y hacer memoria de los principales beneficios de su amor, nos alegremos juntamente en estos obsequios y en el fruto espiritual de nuestras almas. Por Jesucristo, nuestro Señor.



“FLOS SANCTORVM”

miércoles, 21 de junio de 2017

LA HORA SANTA: En la vida de Santa Gema Galgani – Segundo cuarto de hora


SEGUNDO CUARTO DE HORA
Jesús gime bajo las iniquidades humanas.

   Una larga hora de padecimientos ha transcurrido ya para Jesús entre las tinieblas de aquella noche y el abandono de todos aquellos a quienes tanto amó. La vivísima aprehensión de los atroces tormentos que le esperan, ha infundido terror y tristeza en su bendita alma. Siente ahora más vivamente que nunca el enorme peso que lleva consigo la misión de Salvador del mundo... Ya ve llegar el tiempo de su inmolación...; cielo, tierra e infierno están armados contra él... ¡Ahora debe sostener una gran batalla, cuyos terribles golpes tendrán por blanco a su adorable persona!... Y Jesús, ¿qué hace? Pálido, tembloroso, se vuelve al Padre celestial, y exclama humildemente: Padre mío si es posible, no me hagas beber este cáliz. ¿Qué respuesta recibe la humilde plegarla del Hijo de Dios?

   El cielo está cerrado: ¡para Jesús no hay respuesta! Él quiso sufrir esta pena para obtenernos la perseverancia y constante paciencia en la oración, aun cuando el cielo parezca cerrado y sordo a nuestras súplicas. ¡Ah!, mi buen Jesús, no hay una sola pena que Vos no hayáis sufrido para nuestro ejemplo y consuelo. Sigue, pues, alma piadosa, a tu Jesús, que, movido de su inefable amor, se interna aún más en el camino del dolor. La multitud horrenda de todos los delitos de los hijos de Adán se presenta a la mente del Salvador y le traspasa el corazón. Él sabe que debe tomar sobre sí aquel fardo abominable y comparecer ante los purísimos ojos del Padre cubierto del lodo del pecado... ¡Es imposible que la mente humana pueda comprender ni aun imaginar qué horrible tortura fué ésta para el alma inocentísima de Jesús! Ya por boca de un profeta se había quejado tristemente diciendo: Sobre mis espaldas descargaron rudos golpes los pecadores. (Salmo CXXVIII, 3).

   ¡Oh, y cómo queda oprimido el amante Salvador bajo el peso de tantas culpas!
   Pero el divino Cordero, que va a inmolarse a la divina Justicia ofendida por los hombres, después de haber pagado la deuda de las iniquidades humanas Sacrificando su preciosa vida en el patíbulo de la cruz, ¿podrá, al menos, esperar que sus redimidos, agradecidos a tantos beneficios, den un adiós eterno al pecado, y sean siempre fíeles a Aquél que con tantos tormentos los salvó de la muerte eterna? ¡Ah, dulce Jesús mío, ojalá correspondiesen con tal fidelidad!...

   Mas, ¡ah!, un cuadro, aún más horrible que el precedente, se le presenta delante. Él ve que después de haber redimido con tantos dolores al humano linaje, y haber lavado la tierra con su preciosa sangre; después de haber infundido en sus fieles el divino Espíritu y haber hecho de la tierra un paraíso con la posesión de la adorable Eucaristía..., después de tantos excesos de caridad, ¡reinará todavía el pecado en el mundo!

   Ve su ley santa pisoteada, su Iglesia y sus ministros perseguidos, sus gracias despreciadas, su divino amor escarnecido... ¡Ay!, Jesús llora, diciendo con el salmista: ¿Qué utilidad acarreará mi muerte? ¿Para qué derramar toda mi sangre? ¿Para qué morir entre las ignominias del patíbulo, si el hombre, ingrato a tantos beneficios, se entrega voluntariamente en brazos del demonio a la eterna condenación? ¿Cuándo acabará el reinado del pecado en el mundo?...El buen Jesús contempla todos los siglos venideros, y en todos los siglos y en todos los años ve la sombra funesta del pecado: pecados cada día, pecados cada momento... Y el peso de todos estos pecados le oprime más y más, y le hace repetir: Sobre mis espaldas descargaron rudos golpes los pecadores; por largo tiempo me hicieron sentir su injusticia y tiranía.

   Alma mía, ¿querrás tú ser del número de aquellos que, prolongando la cadena de sus maldades y dilatando de día en día su conversión, arrancan del corazón agonizante de Jesús aquel lamento tan lleno de justo dolor? ¡Oh! ¡Cuán horrendo es el pecado después que un Dios ha derramado toda su sangre para borrarlo y destruirlo! ¡Oh, cuán execrable es el pecado en las almas ya purificados con la sangre divina, en las almas que se han unido por medio de la comunión al corazón amante de Jesús! ¡Oh, afligidísimo Salvador, con cuánta razón os quejáis y lloráis!

   Pero si Jesús con tanta razón se lamenta de los pecados de sus redimidos en general, ¿qué no sufrirá al prever las culpas de sus amigos queridos, es decir, de las almas piadosas, de las almas que le están consagradas? Alma querida, exclama Jesús, tú que has gozado de mi paz, de la íntima familiaridad de mi corazón, que has vivido en mi casa, que has comido mi pan y te has nutrido de mí mesa, ¿por qué me traspasas el alma con el pecado? Pueblo predilecto de mi corazón, ¿qué te he hecho? ¿En qué te he contristado? Yo apagué tu sed con las celestiales aguas de mi gracia, ¡y tú me ofreces hiel y vinagre!... Yo te harté con el maná precioso de mi carne, ¡Y tú me has torturado con bofetadas y azotes!... Pueblo mío, ¿qué te he hecho? ¿En qué te he contristado? Yo te preparé un lugar en el cielo, ¡y tú me preparas el patíbulo de la cruz!... Alma querida, viña predilecta de mi corazón, ¿qué más podía hacer por ti que no lo hiciera? ¿Qué es lo que debía hacer y no haya, hecho por mi viña? Y por tanto amor, ¡tú sólo me ofreces torturas y espinas! (Pausa)

AFECTOS.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...