viernes, 8 de diciembre de 2017

DOGMA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA




   “...declaramos, proclamamos y definimos que la doctrina que sostiene que la beatísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús Salvador del género humano, está revelada por Dios y debe ser por tanto firme y constantemente creída por todos los fieles...”


(Pío IX, Bula Ineffabilis Deus, 8 de diciembre de 1854)

martes, 5 de diciembre de 2017

DECLARACIONES DE ALEKSANDR SOLZHENITSYN (Autor de la obra “Archipiélago Gulag”) – Revista CRISTIANDAD de 1976




   Reproducimos las declaraciones del “Premio Nobel ruso” aparecido recientemente en el semanario francés “Le Point” y en “ABC” de Madrid.

   “Si ellos me matan, autentificarán todo lo que he escrito. Si no me matan, proseguiré contando la historia de mi país, y millones de hombres conocerán la verdad..., puesto que la verdad es una tempestad. Voy a decir cuál es mi fuerza: yo no soy un personaje político, no soy más que un escritor. Las maniobras pueden quedar frustradas, las ambiciones rotas, las palabras no pueden ser amordazadas.”

“Yo no soy un especialista de Occidente. Hace tan sólo dos años que observo su interior. Puedo escoger: callarme o hablar. Pero he elegido de una vez por todas decir aquello que es verdad. El mundo occidental llega a un momento decisivo. Se va a jugar en los próximos años la existencia de la civilización que ha creado. Y pienso que no es consciente de ello. No me fundo en la crisis económica que sufre, puesto que es capaz de superarla. Tampoco en la crisis política. Me apoyaré sobre la que es necesaria calificar de crisis espiritual. Tenéis la impresión de que las democracias pueden durar. Las democracias son islas perdidas en el inmenso río de la Historia. El agua sube. Las leyes históricas más simples juegan contra las sociedades democráticas. Pero esta evidencia no se hunde en vuestros ojos.”


   “Habéis olvidado el sentido de la libertad. La libertad desemboca sobre la virtud y el heroísmo. El tiempo ha erosionado vuestra noción de libertad. Habéis conservado la palabra y fabricado otra noción; una pequeña libertad, que no es sino una caricatura de la grande; una libertad sin obligación y sin responsabilidad, que acaba, todo lo más, en el goce de los bienes. De hecho, sé que todo depende de vosotros: de este pequeño trozo de Europa occidental que teme que le falte el petróleo; de esa inmensa América, que no acaba de meditar sobre sí misma. El comunismo no es un fenómeno ruso. Se ha implantado en Rusia y se ha servido en Rusia. Mañana también puede implantarse entre vosotros y servirse de vosotros. Todo depende, misteriosamente, de la resolución individual de cada uno. Jamás el porvenir del planeta ha dependido tanto de tan pocos hombres. Creo que la primera regla para todo el mundo es no aceptar la mentira: en nosotros y en vosotros. Decir la verdad es hacer que renazca la libertad, sin tener en cuenta presiones, intereses o modas. Decir aquello que se sabe, ser auténtico, y repetirlo. Y si algunos se alzan de hombros, repetirlo de nuevo. Y poner la voluntad y la inteligencia al servicio de la verdad.»

lunes, 4 de diciembre de 2017

LOS CAMINOS DE DIOS SON PERFECTOS (una bella y esperanzadora lectura)




Publicación hecha con el permiso del Amigo:  Jose Manuel Salazar Aguilar.



   Supongamos que en tu casa alguien pierde su colocación, su empleo. Es un contratiempo grave. Pero no hay que desesperarse. ¿No habrá otro puesto para los tuyos en toda la redondez de la tierra? Y ¿qué sabes tú lo que Dios quiere al cortar bruscamente tus estudios? ¿Quién sabe si no es así como te quiere guiar a tu debida misión, a tu verdadero cometido, como lo hizo con la famosa actriz española “la Caramba”, la favorita de los aficionados al arte declamatorio?

   Celebrándose los Carnavales en Madrid. Era el año 1786. María Antonia Fernández, “la Caramba”, el mundo de esta tonadillera era siempre un espectáculo cuya presencia era esperada por los hombres y la acechaban las mujeres. Su matrimonio había durado escasamente un mes. Sale el martes de Carnaval, en compañía de amigos y admiradores. Joven, bella, bien portada, va a lucirse entre la multitud, mas Dios la esperaba en aquel día de orgía...

   Al caer la tarde, la lluvia la obligó a refugiarse con sus amigos en la iglesia de San Antonio del Prado, en el preciso momento que comenzaba el sermón. Y tan adentro llegaron las palabras del orador sagrado, que María Antonia, apartándose de sus acompañantes, cayó de rodillas ante un Crucifijo, exclamando con los ojos llenos de lágrimas: “Misericordia, Señor, misericordia”.

   Retirándose a su casa no se la volvió a ver más ni en el teatro ni en fiestas. Vendió cuanto poseía en ropas y alhajas y dio el dinero a los pobres. Tales fueron las penitencias a que se sometió, que al año siguiente moría en la paz del Señor en su mísera vivienda.

   Sin el incidente de la lluvia quizá hubiera pagado con el precio de su alma su puesto de actriz célebre.


   ¡Y qué loca insensatez la que para evitar las pruebas de la vida recurre a la muerte! Sea cual fuere la caída, la catástrofe, la deshonra, mientras dura la vida siempre puede haber compensación o remedio.

viernes, 1 de diciembre de 2017

FRANCIA DEBE CONSAGRARSE AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS: 1689 Y 1789







   El Corazón Inmaculado de María como medio de salvación en el siglo XX nos recuerda el mensaje de Cristo a Santa María Alacoque. En ese momento el Cielo ofreció el Sagrado Corazón de Jesús como medio preventivo de salvación para los estados, frente a los peligros que pronto nacerían con la masonería y la Revolución Francesa.

   El 17 de junio de 1689 tiene lugar la famosa aparición del Corazón de Jesús a Santa Margarita Alacoque. Cristo pide en esta visión la consagración del rey al Sagrado Corazón de Jesús y la consagración de Francia a través de su rey, en ese entonces Luis XIV, quien reinó de 1661 a 1715. Luis XIV será informado del deseo del Cielo, sin embargo, se negará a cumplir esa petición, según queda de manifiesto por lo que Jesús comunicó a Sor Lucía en la aparición que ella misma relata a su obispo en una carta fechada el 29 de agosto de 1931:

   “Haz saber a mis siervos: ya que siguen el ejemplo de los reyes de Francia y postergan la ejecución de mi petición, van a seguirlos también en su desgracia. Nunca será demasiado tarde para recurrir a Jesús y a María.”

   Precisamente en esta misma fecha, exactamente 100 años después de la petición de Cristo el monarca francés, el 17 de junio de 1789, sitúan los historiadores el inicio de la Revolución Francesa que va a derribar la monarquía; en este día el Tercer Estado se rebela contra el rey, erigiéndose como Asamblea Constituyente.

   Esta concordancia de las fechas, obrada por la Divina Providencia, muestra claramente el carácter de castigo de la Revolución Francesa y de sus consecuencias a nivel mundial. Si no se aprovechan los medios de salvación que el Cielo pone a nuestra disposición, la catástrofe sobreviene inevitablemente.

   También es interesante notar que la aparición a Santa Margarita María, ocurrió exactamente 100 años después del inicio del reinado de los Borbones con Enrique IV en 1589; tal vez una señal de que a esta dinastía, a la cual pertenecía todavía el decapitado Luis XVI, el Cielo la prevenía prometiéndole bendiciones y prosperidad, con la condición de que reinara según la justicia evangélica, y amenazándola con castigos en el caso de que se desviara de la Ley de Dios.

   Hay otra relación de datos como indicio de la actuación de la Divina Providencia. San Juan Eudes introdujo en su congregación, en 1672, la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús. Esto le atrajo odio y calumnias de parte de los jansenistas, que lo hicieron caer en desgracia ante Luis XIV. El monarca, quien le había tenido en alta estima, lo desterró de París. Sólo en 1679 Luis XIV se arrepintió de su conducta y llamó de regreso al Santo. Este valeroso acto ocurrió en la significativa fecha del 17 de junio, exactamente 10 años antes de la promesa del Sagrado Corazón de Jesús a Santa Margarita María Alacoque. Tan asombrosa coincidencia no puede ser más que una señal de la Divina Providencia.


“FÁTIMA ROMA MOSCÚ”


Por el Padre Gérard Mura.

martes, 28 de noviembre de 2017

DE LAS DISPOSICIONES NECESARIAS PARA BIEN COMULGAR - Tomado del Catecismo Mayor de San Pío X



Colaboradora del blog.


 629.- ¿PRODUCE SIEMPRE EN NOSOTROS SUS MARAVILLOSOS EFECTOS EL SACRAMENTO DE LA EUCARISTÍA?
- El sacramento de la Eucaristía produce en nosotros sus maravillosos efectos CUANDO LO RECIBIMOS CON LAS DEBIDAS DISPOSICIONES. CATECISMO MAYOR DE SAN PIO X.

630.- ¿CUÁNTAS COSAS SON NECESARIAS PARA HACER UNA BUENA COMUNIÓN?
- Para hacer una buena Comunión son necesarias tres cosas:

1ª., estar en gracia de Dios;
2ª., guardar el ayuno debido;
3ª., saber lo que se va a recibir y acercarse a comulgar con devoción.

631.- ¿QUÉ QUIERE DECIR ESTAR EN GRACIA DE DIOS?
- Estar en gracia de Dios quiere decir tener la conciencia pura y limpia de todo pecado mortal.

632.- ¿QUÉ DEBE HACER ANTES DE COMULGAR EL QUE SABE QUE ESTÁ EN PECADO MORTAL?
- El que sabe que está en pecado mortal debe hacer una buena confesión antes de comulgar, pues no le basta para comulgar como conviene el acto de contrición perfecta sin la confesión.

633.- ¿POR QUÉ, PARA PODER COMULGAR NO BASTA NI AUN EL ACTO DE CONTRICIÓN PERFECTA, AL QUE ESTÁ EN PECADO MORTAL?
- Porque la Iglesia ha establecido para mayor reverencia de este sacramento que quien está en pecado mortal no se atreva a comulgar si primero no se ha confesado.


1. CORINTIOS 11,27. “De manera que cualquiera que comiere este pan, o bebiere el cáliz del Señor indignamente, reo será del cuerpo y de la sangre del Señor. 28. Por tanto, EXAMÍNESE A SÍ MISMO EL HOMBRE; y de esta suerte coma de aquel pan, y beba de aquél cáliz. 29. Porque QUIEN LO COME Y BEBE INDIGNAMENTE, SE TRAGA Y BEBE SU PROPIA CONDENACIÓN, NO HACIENDO EL DEBIDO DISCERNIMIENTO DEL CUERPO DEL SEÑOR.”


634.- ¿RECIBIRÍA A JESUCRISTO EL QUE COMULGASE EN PECADO MORTAL?
- El que comulgase en pecado mortal recibiría a Jesucristo, más no su gracia; antes bien, cometería un sacrilegio y sería merecedor de la sentencia de condenación.

635.- ¿QUÉ AYUNO DEBE GUARDARSE ANTES DE LA SAGRADA COMUNIÓN?
- Antes de la Sagrada Comunión debe guardarse el ayuno eucarístico, que consiste en abstenerse de alimento sólido o bebida alcohólica tres horas antes de comulgar, y de alimento líquido o bebida no alcohólica, una hora antes de la comunión. El agua natural puede tomarse a cualquier hora y en cualquier caso. Los enfermos pueden tomar verdaderas medicinas, sólidas o líquidas, y bebidas no alcohólicas en cualquier tiempo y sin ninguna limitación.
* Desde el 21 de noviembre de 1964, el ayuno eucarístico ha quedado reducido a una hora antes de la Comunión, tanto para alimentos sólidos como líquidos. Sólo el agua natural puede tomarse a cualquier hora y en cualquier caso (N. de la R.)

637.- ¿QUÉ QUIERE DECIR: SABER LO QUE SE VA A RECIBIR?
- Saber lo que se va a recibir quiere decir: conocer las cosas que se enseñan en la Doctrina cristiana acerca de este sacramento y creerlas firmemente.

638.- ¿QUÉ QUIERE DECIR: COMULGAR CON DEVOCIÓN?
- Comulgar con devoción quiere decir acercarse a la sagrada Comunión con humildad y modestia, así en la persona como en el vestido, prepararse antes y dar gracias después de la sagrada comunión.

639.- ¿EN QUÉ CONSISTE LA PREPARACIÓN ANTES DE LA COMUNIÓN?
- La preparación antes de la Comunión consiste en gastar algún tiempo en considerar lo que vamos a recibir y quiénes somos nosotros y en hacer actos de fe, esperanza, caridad, contrición, adoración, humildad y deseo de recibir a Jesucristo.

640.- ¿EN QUÉ CONSISTE LA ACCIÓN DE GRACIAS DESPUÉS DE LA COMUNIÓN?
- La acción de gracias después de la Comunión consiste en recogernos interiormente y honrar al Señor dentro de nosotros mismos, renovando los actos de fe, esperanza, caridad, adoración, agradecimiento, ofrecimiento y petición, sobre todo de aquellas gracias que son más necesarias para nosotros o para las personas de nuestra mayor obligación.

641.- ¿QUÉ DEBE HACERSE EL DÍA QUE SE HA COMULGADO?
- El día que se ha comulgado debe estar uno recogido en cuanto le sea posible, ocuparse en obras de piedad y cumplir con mayor diligencia las obligaciones del propio estado.

lunes, 27 de noviembre de 2017

MEDITACIÓN SOBRE LA FELICIDAD DE LOS MALOS Y LAS AFLICCIONES DE LOS JUSTOS



Colaboradora del blog.



   I. Aquí abajo los malos a menudo nadan en prosperidad y abundancia. Dios previendo que serán condenados por sus crímenes, les concede esta felicidad temporal para recompensar algunas buenas acciones que han hecho. ¡Dichosos de este mundo, temblad y llorad! Dios os trata como a un enfermo desahuciado a quien el médico permite todo lo que desea. Son víctimas que se prepara y que se corona de flores antes de inmolarlas (Minucio Félix).


   II. Los justos, por el contrario, a menudo son afligidos en este mundo, porque su Padre celestial no quiere que los bienes de la tierra les arrebaten los del cielo. Alegraos, pues, vosotros que sois pobres y estáis afligidos, porque las aflicciones que os hacen gemir señal son de predestinación. Os apegaríais a los placeres de la tierra, no pensaríais en las delicias del paraíso, si en este mundo tuvieseis todo lo que deseáis. Los males que nos abruman aquí nos urgen ir a Dios (San Gregorio).



   III. El teatro cambiará de escena tanto para el justo como para el impío. El impío ha gozado durante su vida: una tristeza eterna sucederá a este gozo de un momento. Justos, habéis vivido en la tribulación: consolaos. Dios os colmará de un gozo eterno; necesariamente hay que sufrir en este mundo o en el otro. Las cosas deben cambiar de faz; ellos gozan y nosotros estamos en la tristeza; lloremos, pues, mientras ellos están alegres, a fin de estar alegres cuando ellos viertan lágrimas (Tertuliano).

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Qué anchurosa debe ser la inmensidad de nuestro corazón




   ¡Qué anchurosa debe ser la inmensidad de nuestro corazón, que aun vaciando en él las maravillas todas que Cristo depositó en sus Sagrarios, todavía queda hambriento!

   La Comunión tiene estas dos propiedades: extingue y adormece el afán por las cosas de la tierra y despierta el hambre por las celestiales. El que de veras ha gustado el sabor eucarístico, siente náuseas por cualquier alimento que no sea Cristo.


Padre Fr. Bernardino Izaguirre
De Orden de los Menores.



El CASO DE LOS ESPOSOS CELOSOS




Colaboradora del blog.





CONSTANTEMENTE, SU ESPOSA, DEBE SOPORTAR SUS ACCESOS DE CELOS INJUSTIFICADOS, Y MALTRATOS YA QUE LA ACUSA DE ACTOS IMPUROS. DICE LA PALABRA DE DIOS: EL (ECLESIÁTICO 9.1.) “NO SEAS CELOSO DE TU QUERIDA ESPOSA; PARA QUE NO SE VALGA CONTRA TI DE LAS MALAS IDEAS QUE TÚ LE SUGIERES”

   EL HOMBRE CELOSO Y ACUSADOR FALTA EN PRIMER LUGAR A DOS DE LOS MANDAMIENTOS DE DIOS: 8º MANDAMIENTO: NO DIRÁS FALSOS TESTIMONIOS NI MENTIRÁS

   ¿Qué manda este mandamiento? Manda decir siempre la verdad y respetar la fama y el honor del prójimo.

   ¿Qué prohíbe este mandamiento? Prohíbe la mentira, la calumnia, la murmuración, la difamación, el falso testimonio, la maledicencia y toda lesión contra la fama y el honor del prójimo.

   ¿El que quitó la fama y el honor de su prójimo, con murmuraciones y falso testimonio, qué debe hacer para que se le perdonen sus pecados? Además de confesarse debe, en la medida de lo posible, devolver la fama y el honor al prójimo y reparar los daños.

   ¿Por qué debemos rechazar la mentira? Porque es un gran mal. Es una profanación de la palabra cuyo objeto es comunicar o decir a otros la verdad conocida. Y además, la mentira destruye la confianza entre los hombres al romper el tejido de las relaciones sociales.

   9º MANDAMIENTO: NO CONSENTIRÁS PENSAMIENTOS IMPUROS

   ¿Qué manda este mandamiento? Nos manda que seamos limpios y puros en nuestros pensamientos y deseos.

   ¿Es pecado que se nos ocurra algo impuro? Sólo pecamos cuando nos detenemos voluntariamente en los pensamientos. La voluntad debe rechazarlas siempre de inmediato.

SANTA BIBLIA. CAUTELA EN EL TRATO DE MUJERES.

martes, 21 de noviembre de 2017

MEDITACIÓN SOBRE EL RESPETO HUMANO



Colaboradora del grupo.



   I. Ejecuta todos tus actos para agradar a Dios y ten cuidado de que la vanidad no te arrebate todo el mérito de tus buenas obras. Si trabajas para brillar ante los ojos de los hombres o para agradarlos, no esperes de Dios ninguna recompensa. Es por mí, oh mi divino Salvador, por quien vinisteis a este mundo, trabajasteis durante vuestra vida y moristeis en una cruz; por Vos también quiero yo morir.

   II. No te tomes el trabajo de contentar al mundo; es intentar lo imposible. Cada persona tiene su opinión: ¿cómo conciliar sentimientos tan diversos? Que los juicios y las burlas de los hombres jamás te detengan en el cumplimiento de tus deberes. No puedes resistir una palabra de burla, ¿cómo harás para resistir los halagos, las amenazas y los suplicios de los tiranos?

   III. Guárdate, con tus burlas, de desviar a los demás del servicio de Dios. Es hacer oficio de demonio; es privar a Dios de grandísima gloria, y a la creatura de una gracia que le habría sido dada como recompensa de su buena acción. Y si alguien quiere impedirte servir a Dios, míralo como a un emisario del demonio, búrlate de él; haz el bien y deja a los hombres que digan lo que quieran. No te inquietes por sus vanos discursos: la Santísima Trinidad misma no ha podido escapar a la crítica de los insensatos; tampoco tú escaparás (San Gregorio Nacianceno).


   La pureza de intención. Orad por los impíos

LAS ALMAS EUCARÍSTICAS (pensamientos sobre la Eucaristía, para cada día del año) – 21 de Noviembre.









Es una gran verdad y pocos lo creen:

   No es menos recibir la palabra de Dios que el cuerpo de Cristo. Al descansar la Hostia divina en nuestro corazón, Cristo no permanece mudo, sino que entabla con el alma confidencias tiernas y misteriosas, que tal vez no las percibimos a causa del murmullo y agitación extraños a su amor.

   Aprovechad bien este rato de sobremesa que sigue a la comunión, donde Cristo gusta de comunicarse a sus amigos fieles. ¡Tiene Jesús tantas cosas que decirnos!...

   Es de noche: voy al sagrario.—Jesús, amor mío: yo te adoro en esta hora silenciosa en que todos se entregan al descanso, mientras que tú, siempre amante y bueno, velas por cada uno sin cesar en el Sagrario. —Dime, Jesús: ¿qué haces ahí? ¿En qué piensas? ¿A quién amas? ¿Qué esperas?—Aquí estoy dice Jesús: por tí, pienso en tí, te amo con amor el más delicado y tierno, y espero me tributes las adoraciones, alabanzas y ternuras de tu corazón.

Padre Fr. Bernardino Izaguirre
De Orden de los Menores.



lunes, 20 de noviembre de 2017

De las enfermedades, en cuanto son purgatorio de nuestros pecados y ocasión de grandes merecimientos - Por el Padre Luis de Lapuente.




   Como las penas del infierno se mudan con otras que se han de pagar en el purgatorio, si no se pagan en esta vida, has de considerar, para tu consuelo, que Dios nuestro Señor tiene dos purgatorios: uno debajo de la tierra, y otro de enfermedades y trabajos en este migado, y que cada uno excede al otro en algo. El purgatorio de la otra vida excede en que es pura pena, sin temor de impaciencia, ni de nueva culpa o mezcla de ella. Y esto es de grande estima, pero es de grande fatiga, porque tampoco hay merecimiento, ni aumento de gracia, ni esperanza de subir a mayor gloria con la pena que se padece; y en cierto modo está allí la caridad muy violentada, más que en esta vida, porque su inclinación es o estar unida con Dios, viéndole claramente en la gloria y allí descansar como la piedra en su centro, o subir y crecer siempre, procurando amar más y más, hasta lo sumo que puede, porque de suyo no tiene tasa señalada. Y como en el purgatorio no ve a Dios, ni crece para verle más, está fuera de su centro violentada y afligida, porque pena y no medra.

   Mas el purgatorio de esta vida, por el contrario, tiene peligro y temor de impaciencias y culpas que suelen mezclarse con las enfermedades y aflicciones, aunque no faltan ayudas de Dios para preservarse de ellas. Pero tiene otras grandes excelencias para pagar y purgar las culpas cometidas; porque en la enfermedad, el tormento pequeño en breve tiempo satisface mucho más que el tormento largo y grande del purgatorio, y el ardor de la calentura de un día podrá rescatar el fuego del purgatorio de un mes o un año; pues no solamente paga padeciendo, sino satisfaciendo y mereciendo con actos heroicos de caridad, haciendo de la necesidad virtud y ofreciendo a Dios lo que padece por el amor que le tiene. Así como en el mundo es de menos estima la satisfacción que da el reo obligado por el juez a restituir la honra que quitó, que cuando él se humilla por su voluntad y se desdice por hacer lo que debe. Y de aquí es que en el purgatorio cada alma paga por sí sola, sin poder aplicar nada a la otra; más en esta vida es tanta la riqueza del que padece, que muchas veces paga todo lo que debe, y de lo que le sobra puede aplicar a otros vivos o difuntos, y enriquecer con su mérito los tesoros de la Iglesia. De suerte, que si padeces un día de calentura fuerte y quieres aplicar tu satisfacción por un alma que está ardiendo en el purgatorio, pagas por ella su deuda; y en tal coyuntura, puedes hacer que con tu fuego salga ella libre del suyo y se vaya al cielo, en donde rogará a Dios por quien tanto bien la hizo. Todo esto ha de serte motivo de gran consuelo, alabando a Dios, que te da aquí tal modo de | purgatorio que puedas pagar por ti y por otro, y quitar los estorbos de las manchas que impiden la entrada en el cielo, para que tu caridad siempre siga su inclinación, o subiendo sin parar a su fin último, o gozando de él con eterno descanso.

MEDITACIÓN SOBRE LA IRA




Colaboradora del blog.


   I. Considera los efectos de la ira y aborrecerás este vicio. La ira o cólera te vuelve insoportable a ti mismo, turba la paz de tu alma y arruina la salud de tu cuerpo; además, te hace odioso a tu prójimo, porque nadie quiere conversar con un hombre que se arrebata por las cosas más insignificantes. ¡He merecido yo el infierno por mis crímenes y no quiero sufrir nada para expiarlos! ¡Los santos soportaron el martirio por Jesucristo y yo me irrito por una palabra! Si consideras que lo que te contraría te sucede por la permisión de Dios, te someterás a sus órdenes sin quejarte y sin dejarte llevar por la cólera. Los bienes y los males, la vida y la muerte, la pobreza y la riqueza, vienen de Dios (Eclesiastés).

   II. ¡Cuántas faltas no arrastra consigo la cólera! Las injurias, las calumnias, las enemistades, las muertes y las guerras, son los funestos efectos de este vicio. Para corregirte de él, acuérdate de la paciencia que Jesucristo te ha enseñado con sus palabras y con sus ejemplos. ¿Acaso Dios echa mano del rayo todas las veces que lo ofendes? Nada emprendas, nada resuelvas en el momento de la ira; deja que primero se calme la tempestad.

   III. Alguien te ha ofendido; vete a buscarlo cuando se ha calmado tu cólera, hazle ver su falta con dulzura y caridad: te escuchará infaliblemente y reconocerá sus yerros. Reconcíliate con él lo antes posible; cuando tuviere falta, no vaciles en prevenirlo. Si falta a su deber, ¿no faltas tú al consejo que Jesucristo te da?; perdónalo, no sea que te vuelvas tú malo como él. ¿Has recibido una injuria? Perdona a fin de que no haya dos culpables.


   La mansedumbre. Orad por los que os hacen mal

LAS ALMAS EUCARÍSTICAS (pensamientos sobre la Eucaristía, para cada día del año) – 20 de Noviembre.





Padre mío: ¡qué alegría se experimenta en abandonarlo todo en los brazos de Jesús!


   ¡Se está tan bien con Jesús a solas! El alma fiel hácese de Jesús hija queridísima, y le abre los brazos y la estrecha contra su corazón. ¡Oh Jesús, siento mucha necesidad de vuestro amor! No es posible pasar un instante delante de Jesús en el tabernáculo, sin experimentar la mayor de las fieldades. ¿Por ventura no estoy en el paraíso, cuando Jesús me hace penetrar en el sagrado recinto, donde se hallan su cuerpo y su sangre presentes en el pan eucarístico?

   Esta tarde no podré hacer mi visita a Jesús. ¡Qué pena! Jesús adorado: te ofrezco desde ahora el sacrificio de no estar en hora tan querida contigo, sino en casa, ocupándome en cosas tan distintas. Jesús, que sepa hacer tu voluntad.


Padre Fr. Bernardino Izaguirre
De Orden de los Menores.



domingo, 19 de noviembre de 2017

LAS ALMAS EUCARÍSTICAS (pensamientos sobre la Eucaristía, para cada día del año) – 19 de Noviembre.


San Tarsicio mártir de la Eucaristía


Desagraviemos a Cristo.

   Cuando el mundo le hace una tan cruda guerra, todas las almas piadosas debemos agruparnos al pie del altar. ¿Para qué? Para desagraviarle con nuestras fervorosas comuniones, con nuestras adoraciones, con las expresiones de nuestro más sentido afecto.

   Solo subió al Calvario: ¡qué vergüenza para sus discípulos, para los que tantos beneficios recibieron de sus manos! No le abandonemos nosotros ahora, y si nos tocase morir, muramos por El.



Padre Fr. Bernardino Izaguirre
De Orden de los Menores.

sábado, 18 de noviembre de 2017

Conoce Usted perfectamente el derecho. Pero ¿sabe Usted también el Catecismo? Un rasgo de García Moreno.




   El presidente del Ecuador, deseoso de formar una buena magistratura, asistía personalmente a los exámenes de la facultad de Derecho y dirigía preguntas a los discípulos.

   Un día cierto aspirante al doctorado contestó a los examinadores de la manera más satisfactoria.

   —“Conoce Usted, perfectamente el Derecho—le dijo García Moreno;— pero ¿sabe Usted, también el Catecismo? Un magistrado debe conocer ante todo la ley de Dios para administrar justicia.”

      Y preguntó en este sentido al examinando, que se quedó mudo.


   —Caballero—le dijo gravemente el mártir del Ecuadorsois doctor; pero no ejerceréis vuestra profesión hasta que hayáis aprendido la Doctrina cristiana. Id unos cuantos días al convento de Franciscanos para aprenderla.

¿Por qué preocuparme por el futuro?




   Dios se conforma con una mirada, con un suspiro de amor. (Santa Teresa de Lisieux)

   Ni ayer, ni mañana... Y dejo el tormento del pasado, para dejar paso a otro fantasma. Cuanta fantasía dirigida hacia el futuro… cuánta paz robada; cuanto miedo, cuánta congoja.

   ¿Por qué rechazo la serenidad el momento presente? No hago más que angustiarme por lo que será mañana. Todo se convierte en problema: la salud, la casa, el trabajo, la vejez, los hijos, los parientes, la política… ¿por qué ese empeño en vendarse antes de que la herida se produzca?

   ¿Cómo puedo saber lo que ocurrirá mañana? Cuando cada evento será determinado por factores que hoy son imprevisibles y desconocidos. No quiero perder el tiempo buscando en el laberinto de tantas combinaciones posible. Tengo que pensar en el hoy.

   ¿No es más real, vivir con empeño y paz cada hora, como si fuese la primera, como si fuese la única, como si fuese la última? Para el afán de esta jornada, ¿acaso Dios, no está cerca de mí, con una providencia que se adapta y es proporcional a mi necesidad del momento?… En el presente, no hay fantasmas.

   El evangelio me garantiza esta presencia providencial, que me invita a confiar sobretodo en Dios, que es padre. Me asegura que nada podrá faltarme si sé buscar, antes que nada “sus cosas”.

   Tengo que aprender a llamar a Dios, ¡Padre! Sobre todo en la hora del dolor, en el que tengo solo dos caminos para escoger: uno en bajada, que lleva a la desesperación y al rechazo. El otro en subida, que con dificultad conduce a su regazo.

   Nada es más importante, nada es más precioso en mi vida de sufrimiento, como que éste sea aceptado con humildad, soportado con paciencia, ofrecido con amor. El señor está cerca, aunque aún tal vez no lo sepa. Nada en mi vida ocurre por casualidad: todo es personalmente, querido y permitido, por Dios. “sabemos, además, que Dios dispone todas las cosas para el bien de los que lo aman, de aquellos que él llamó según su designio” (Rom VIII, 28)

   Dios no es ajeno a mi dolor, que ha previsto para mí, que con sabiduría sostiene de una forma providencial adaptada al momento. Quien sufre con Cristo, vence siempre. Quien sufre sin él está solo para llorar. ¡Alabado sea Jesucristo!



AMOR A MARÍA – PARTE PRIMERA




MARÍA AMABLE
I
María amable por su excelencia y dignidad.


   Para amar a María es preciso conocerla Nunca será nuestro amor a la excelsa Señora tan grande e ilustrado, tierno y profundo, como, debe ser, si no conocemos, según la cortedad de nuestro entendimiento, lo que María es respecto de Dios y de los hombres, el puesto que ocupa en el plan y consejo divino y lo muchísimo que le debemos.

   “María aparece en las Escrituras como una mujer prodigiosa, vestida del sol, calzada de la luna y coronada de estrellas (Apoc. XII, 1). Yo—dice ella misma–salí de la boca del Altísimo, engendrada primero que existiese ninguna criatura. Yo hice nacer en los cielos la luz indeficiente, y, como una niebla, cubrí toda la tierra. En los altísimos cielos puse mi morada, y el trono mío sobre una columna de nubes. Yo sola circuí el ámbito del cielo, y penetré por el profundo del abismo, me paseé por las olas del mar y puse mi pie en todas las partes de la tierra; y en todos los pueblos y en todas las naciones tuve el supremo dominio... Entonces el Criador de todas las cosas dió sus órdenes... y me dijo: Habita en Jacob, y sea Israel tu herencia, y arráigate en medio de mis escogidos... Y me arraigué en un pueblo glorioso y en la porción de mi Dios, la cual es su herencia; y mi habitación fué en la plena reunión de los santos. Elevada estoy cual cedro sobre el Líbano, y cual ciprés sobre el monte de Sión... Extendí mis ramas como el terebinto, y mis ramas llenas, están de majestad y de hermosura. Yo, como la vid, broté pimpollos de suave olor, y mis flores dan frutos de gloria y de riqueza. Yo, madre del amor hermoso, y del temor, y de la ciencia de la salud y de la santa esperanza. En mí está toda la gracia para conocer el camino de la verdad: en mí toda esperanza de vida y de virtud. Venid a mí todos los que os halláis presos de mi amor, y saciaos de mis dulces frutos; porque mi espíritu es más dulce que la miel, y más suave que el panal de miel mi herencia. Se hará memoria de mí en toda la serie de los siglos. Los que de mí comen, tienen siempre hambre de mí, y tienen siempre sed los que de mí beben. El que me escucha, jamás tendrá de qué avergonzarse; y aquellos que se guían por mí, no pecarán. Los que me esclarecen o dan a conocer a los demás, tendrán la vida eterna (Eccli. XXIV, 5-31.).”

   Según los Santos Padres, María es, entre todas las criaturas, la obra maestra que ha salido de las manos de Dios; el gran negocio de todos los siglos; reparadora del orbe, verdadera madre de los vivientes, como Eva lo fué de los que habían de morir; alba alegrísima, precursora del sol de justicia, que baja de los collados eternos, pacificadora, del mundo, en cuyo virginal seno se obraron los reales desposorios de la naturaleza divina con la humana en la persona del Verbo...

   Con razón se expresaban así los Santos Padres. Porque sabían muy bien que María, en la mente y decretos del Altísimo, ocupa un lugar muy superior a todas las simples criaturas, que la eleva hasta introducirla en el mismo orden divino; por manera que, subiendo de las criaturas al Criador, más arriba de la Virgen sólo se encuentra la divinidad, y, bajando de Dios a las criaturas, la primera es María, encumbrada sobre todos, ya que no por naturaleza, que en esto es inferior a los ángeles, pero sí por gracia, por dignidad, por la incomparable grandeza a que Dios la levantó.

   Es sabido que el misterio de los misterios, la obra portentosa que Dios puso en medio de los siglos, fué la encarnación del Verbo. Jesucristo es el alpha y omega, principio y fin de todas las cosas, centro hacia el cual converge toda la creación. Él es la cabeza del cuerpo de la Iglesia: Él restableció la paz entre el cielo y la tierra por medio de la sangre que derramó en la cruz.

LAS ALMAS EUCARÍSTICAS (pensamientos sobre la Eucaristía, para cada día del año) – 18 de Noviembre.




La Eucaristía es la caridad inagotable de Cristo.


    ¿Habéis visto alguna vez sus límites?

   Si os acercáis alegres, también llega gustoso a nosotros.

   Si vais frías, aun se deja comer de nosotros.

    Si vais con miserias, aun se llega a vuestro corazón.

   Y si fuerais con ánimo de venderle, aun llegaría a vuestro corazón, sin mostrar los estremecimientos de su santidad ultrajada.

   ¿Habéis visto que se agote la caridad de Cristo en la Eucaristía?


Padre Fr. Bernardino Izaguirre

De Orden de los Menores.

viernes, 17 de noviembre de 2017

MEDITACIÓN SOBRE LA BUENA Y LA MALA CONCIENCIA





COLABORADORA DEL BLOG.


   I. No hay en este mundo placer comparable al que nos proporciona una buena conciencia. Si tienes esta dicha, ningún tormento es capaz de afligirte; si no la tienes, ninguna diversión puede verdaderamente regocijarte. Que se acuse al justo; que se lo maltrate: su conciencia le procurará más consuelo que el que podrían darle los aplausos del mundo entero.

   II. No hay suplicio comparable al de la mala conciencia: es un acusador, un juez, un verdugo que persigue en todo lugar al culpable y que no perdona a nadie; la conciencia ataca a Herodes, a Nerón, a Teodorico, y los hace temblar en medio de sus guardias. Nada es capaz de apaciguarla: te perseguirá hasta el fin de tu vida, si no la descargas del peso que la agobia.

   III. La mala conciencia continúa, después de esta vida, atormentando al pecador; lo sigue al juicio de Dios, lo acusa, lo confunde, desciende con él al infierno. Uno de los más grandes suplicios de los condenados es el gusano roedor que nunca muere. ¿Quieres evitarlo? Nada hagas en este mundo contra tu conciencia, escucha los reproches que te hace y sigue sus advertencias; nada podrá afligirte en este mundo ni en el otro. Nada más agradable, nada más seguro que una buena conciencia. Aunque el cuerpo sufra, aunque el mundo nos tiente, aunque el demonio nos espante, ella permanece tranquila.


El examen de conciencia
Orad por los pecadores
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...